• MEG

Ser feliz solo... MEG

Cuando puedes ser una buena compañía para ti, eres realmente libre.


Aprender a ser feliz solo, te prepara para relacionarte con otras personas y eso se llama compartir la vida.


Te relacionarás con muchas personas y compartirás tu alegría, sin depender de nadie en particular. Esto es vivir desde la libertad, la alegría y el amor.


Relacionarse es bellísimo, pero la soledad también es hermosa. Vivimos en una búsqueda de alguien que nos cobije el corazón, sin haber aprendido antes a cobijarlo nosotros mismos.


Hemos oído comentarios a lo largo de la vida como estos: “Pobre está solo”, “la vida sin pareja no tiene sentido”, “que horror llegar a viejo solo”, “no tiene a nadie”.


Con estas afirmaciones, cuando no te conoces, te acompañas, te cuidas y no te conectas con Dios, la soledad llega porque no conoces el corazón que habitas.


Hoy vivimos en unas sociedad llena de corazones vacíos porque sus vidas están en la cantidad de amigos que tienen en las redes sociales, sin darse cuenta de la soledad que habita en ellos, que tienen que estar conectados a la tv, al teléfono, a Facebook, etc.


La gente no logra comprender que se puede estar solo y ser feliz, que podemos elegir con quién estar o vivir con nosotros mismos, disfrutando de cada momento, porque en realidad nuestras vidas están llenas de cosas del adentro.


Los espacios que nos damos para sentarnos a observar un atardecer, leer un libro, disfrutar de la naturaleza, escribir, escuchar música… son tan grandes, porque entramos en contacto con la fuerza interior que habita en cada uno de nosotros.


La felicidad nunca estará afuera, por ello es importante descubrirla para vivir en plenitud.


BRILLA SIEMPRE

MEG

CAMINA A TI 2018. Todos los derechos reservados.