• MEG

Para crear un nuevo hábito y mantenerte en él... MEG

Para lograr conseguir resultados positivos en aquello que deseas alcanzar, necesitas considerar los siguientes pasos:


PREPÁRATE…

Muchas veces cambiar de hábito te lleva a hacer modificaciones en tu forma de vida. Por ejemplo: decidí ir al gimnasio a las 6:00 a.m., esta acción me regaló una hora más de tiempo que no tenía contemplada y que a veces, la desperdiciaba por falta de orden.

Si quieres cambiar un hábito viejo, tienes que saber con qué otras actividades puedes sustituirlo.


ENCUENTRA UN TIEMPO ESPECÍFICO…

Si bloqueas la misma hora o un rato del día para darle espacio a ese nuevo hábito, probablemente, te será más fácil seguirlo.


IDENTIFICA TUS DISPARADORES...

Intenta este ejercicio: cierra los ojos y mentalmente visualiza tu rutina diaria, día a día. Piensa qué puede hacer que no mantengas este nuevo hábito… Qué situaciones, actividades, eventos o pensamientos alrededor de ti te mantienen en el viejo hábito. Si lo ves lo puedes resolver. Un hábito se establece después de hacerlo 21 días seguidos sin interrupción. ¡¡¡¡Ánimo!!!!


TEN UN PLAN B…

Si tu hábito tiene que ver con correr en el parque todos los días, ¿qué pasa si llueve? ¿si te desvelaste?… Establece qué vas hacer si esto sucede.


CONCÉNTRATE EN UN HÁBITO A LA VEZ…

Me he dado cuenta que al principio del año me siento mucho más entusiasmada para hacer cambios en mi vida en todas las áreas, aprender cosas nuevas, subir más montañas, escribir, crear un nuevo curso... Cuando estoy en esto, me detengo y escribo cuál es mi prioridad, con ello creo pasos más consistentes para lograrlo de manera efectiva en poco tiempo.


CONVÉNCETE… NO HACERLO, NO ES UNA OPCIÓN…

Si sigues tu palabra de los 21 días, darte por vencida no está en tu plan, sin excepciones.


ESCRIBE TUS MOTIVACIONES…

¿Qué lograrás con él?, ¿cuál es el beneficio?, eso que anotaste, léelo diariamente… es un estímulo.


ENCUENTRA EL PELIGRO EN EL HÁBITO VIEJO…

La fruta prohibida siempre es la más dulce. El hecho de que te levantes muy temprano para hacer ejercicio, de repente hace que extrañes los días cuando podías dormir hasta tarde y quedarte en esas deliciosas cobijas calientitas. Concentra tu energía en las consecuencias de no seguir con la rutina de tu nuevo hábito.


PIDE AYUDA…

Aunque te parezca extraño, la mayoría de las veces las personas más cercanas son las que te sabotean, a veces porque no te quieren ver sufriendo para lograrlo. La manera más fácil es pidiéndoles su apoyo. Crea tu equipo de soporte, amigos, compañeros de trabajo y en casa.


Espero que hoy empieces con algún hábito que te lleve a ser mejor que ayer.


BRILLA SIEMPRE

MEG

98 views

CAMINA A TI 2018. Todos los derechos reservados.